PORTAL DE REVISTAS ACADÉMICAS Y CIENTÍFICAS PORTAL DE REVISTAS ACADÉMICAS Y CIENTÍFICAS

Mapeo digital de la aptitud del suelo en San Pedro del Zapallar del PN-ANMI Serranía del Iñao, Chuquisaca – Bolivia

Jorge Orias Soliz

Resumen

La zona de San Pedro del Zapallar se caracteriza por tener un paisaje montañoso que determina las características de los suelos, heterogéneos en cuanto a la profundidad de su perfil y textura, en general muy frágiles, susceptibles a la erosión hídrica y la lixiviación de sales y minerales. El objetivo de este trabajo fue evaluar y representar la aptitud del suelo mediante un mapa digital en un área piloto como San Pedro del Zapallar, para contribuir al uso y manejo adecuado de los sistemas de producción según la capacidad y las características de los suelos. Se seleccionaron áreas homogéneas a priori mediante información remota y perspectivas de agricultores, y se representó en un sistema de información geográfica (SIG). Esta zonificación fue corroborada en el campo donde se reconocieron tres ambientes diferentes de acuerdo a su posición en el paisaje. Áreas planas en las partes bajas de las pendientes (A), las partes inferiores de las laderas con pendientes cercanas a 45º (B) y las planicies de inundación del río (C). En cada uno de los ambientes se realizaron calicatas donde se observaron las características del perfil del suelo, y tres sub muestras tomadas con barreno a las mismas profundidades que los horizontes detectados en el perfil, por cada punto de muestreo. Se analizaron las propiedades físicas y químicas de las muestras. Los suelos de la zona A presentaron mejores condiciones de fertilidad, en comparación de los suelos B y C, ya que tienen mayores contenidos de materia orgánica y de fósforo disponible, mayor capacidad de intercambio catiónico (CIC) y una textura más fina, con un contenido promedio de arcilla más limo de 33.8%. Además, la ubicación de estos suelos en áreas planas los predestina para el uso con cultivos, ya que la susceptibilidad a la erosión es casi nula. En cambio, los suelos de la zona B presentan altos peligros de erosión debido a que se ubican en pendientes pronunciadas. La mayor limitación de estos suelos es la pendiente muy pronunciada y el peligro de erosión, lo cual implica recomendar un uso con cobertura permanente de pasturas perennes o pastizal nativo. Los suelos de la zona C se caracterizan por ser de muy poco desarrollo y textura muy arenosa debido al aporte de sedimentos nuevos por la acción del río. Son suelos aptos para la agricultura, debido a la cercanía de la capa freática y la posibilidad de riego, ya que se sitúan en los planos aluviales. Los suelos de la zona A pertenecen a la clase 2, subclase c. En cambio, los suelos de la zona B son considerados no aptos para la agricultura y aptos para pastizales, clase 5, subclase e. Se recomienda prácticas adecuadas, tales como la construcción de terrazas y un manejo cuidadoso para prevenir la erosión hídrica. Por último, los suelos de la zona C pertenecen a la clase 3, sub clases s y w. Estos suelos pueden ser considerados para actividades productivas, siempre y cuando se tenga la disponibilidad de buena calidad de agua para el riego. La clasificación taxonómica para la zona A, es Hapludalf típico, mientras para la zona B son Dystrudept típico, y para la zona C la clasificación taxonómica es Udifluvent oxiacuico.

Palabras clave

Calidad del suelo; Manejo del suelo; Producción sustentable

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.