SEMIÁRIDA Revista de la Facultad de Agronomía UNLPam Vol 32(1), 09-25.  
300 Santa Rosa - Argentina. 2022.  
DOI: http://dx.doi.org/10.19137/semiarida.2022(01).09-25  
6
ISSN 2408-4077 (online)  
FLORA ARVENSE Y SU RELACIÓN CON LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN  
AGRÍCOLA EN LA PROVINCIA DE LA PAMPA  
1,@  
1
Suárez, Carla Etel , Estelrich, Héctor Daniel y Siri, Jorge Ignacio  
1
1
Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Agronomía, Argentina  
suarez@agro.unlpam.edu.ar  
@
Recibido: 15/09/2021  
Aceptado: 26/02/2022  
RESUMEN. La flora arvense que se desarrolla acompañando los diferentes sistemas de producción  
agrícola está expuesta a los filtros ambientales que aplican para cualquier sistema ecológico más los  
componentes tecnológicos asociados al manejo de los cultivos. Esto ha llevado a que las  
comunidades de malezas vayan acompañando estas transformaciones. El objetivo del trabajo fue  
caracterizar la flora arvense en relación con los paquetes tecnológicos, y el uso de la tierra en los  
últimos 12 años para la zona agrícola de la provincia de La Pampa. Se realizó una revisión  
bibliográfica para el período 2008-2020, con la herramienta de Google Académico mediante palabras  
clave. También se utilizó la información de la Dirección General de Estadística y Censos- Ministerio  
de la Producción- Gobierno de La Pampa y a nivel nacional del Ministerio de Agricultura, Ganadería  
y Pesca de la Nación. En el periodo analizado, a nivel nacional la superficie sembrada de cosecha  
fina y gruesa aumentó alcanzando los 7 millones de ha y 29 millones de ha, respectivamente. La  
contribución porcentual de superficie sembrada que realiza la provincia de La Pampa, a nivel nacional,  
se mantuvo para la cosecha fina con un valor del 8 %, mientras que para la gruesa el nivel de aporte  
de la provincia disminuyó, siendo del 5 %. En cuanto a la provincia de La Pampa, la superficie  
sembrada para cosecha fina se mantuvo alrededor de 250.000 ha; el porcentaje realizado en siembra  
directa (SD) fue en aumento salvo para las campañas del 2019 y 2020, alcanzado valores del 50 %  
(con picos del 65 %). La superficie destinada a cosecha gruesa superó las 600.000 ha durante casi  
todo el periodo a excepción de los años 2014 y 2018; el porcentaje de adopción de SD superó en  
general el 70 % (con valores máximos de 85 %). La flora arvense estuvo representada por 78 especies  
repartidas en 22 familias, de las cuales las más representativas fueron las Poaceae, Asteraceae y  
Brasicaceae. Para los cultivos de verano, las familias con mayor número de especies fueron las  
Asteraceae y Poaceae, con 11 y 14 especies respectivamente; el 78 % fueron anuales. Para los  
cultivos de invierno, las Brassicaceae y Asteraceae fueron las más representativas con 10 y 8 especies  
respectivamente; el 81 % fueron anuales. La composición de la flora varió en función de los cultivos  
y el tipo de labranza. El 70 % de las malezas que acompañaron a los cultivos de soja, maíz y girasol,  
y el 74 % de las de trigo se vincularon a la tecnología de SD. Se registraron 38 casos de resistencia  
a herbicidas en diferentes especies para sistemas de SD, de los cuales el 34 % lo fueron a inhibidores  
EPSPS, y 4 para labranza convencional.  
PALABRAS CLAVE: comunidades de malezas; cosecha fina y gruesa; resistencias; siembra directa;  
ABSTRACT. TILLAGE SYSTEMS AND THEIR RELATIONSHIP WITH THE WEED FLORA IN LA PAMPA  
PROVINCE, ARGENTINA. The weed flora that develops accompanying the different agricultural  
production systems is exposed to the environmental filters that apply to any ecological system plus  
the technological components associated with crop management. This has led to weed communities  
accompanying these transformations. The objective of the work was to characterize the weed flora  
according to the changes in the tillage systems and land use in the last 12 years for the agricultural  
area of the of the central pampas region. A bibliographic review was carried out for the 2008-2020  
period, through Google Scholar tool using keywords. In addition, information from the General  
Directorate of Statistics and Censuses- Ministry  
of Production- Government of La Pampa and at  
Cómo citar este trabajo:  
the national level from the Ministry of Agriculture,  
Suárez, C. Estelrich, D. y Siri, J. (2022). Flora arvense y su  
Livestock and Fisheries of the Nation was also  
relación con los sistemas de producción agrícola en la  
used. In Argentina, the sown area with winter and  
provincia de La Pampa. Semiárida, 32(1), 09-25.  
summer crops increased (7 million hectares and  
Suárez, C. Estelrich, D. y Siri, J.  
2
9 million hectares, respectively). The relative contribution of sowed area made by the La Pampa  
province was maintained for the winter crops with a value of 8 %, while for the summer crops one the  
level of contribution of the province decreased, being 5 %. As for the La Pampa province, the area  
sowed with winter crops remained around 250.000 ha; the percentage made in no-till farming (SD) was  
increasing except for the 2019 and 2020 campaigns, reaching values of 50 % (with peaks of 65 %). The  
area destined to summer crops exceeded 600,000 ha during almost the entire period, except for the years  
2014 and 2018; SD adoption rate was generally over 70 % (with maximum values of 85 %). The weed  
flora was represented by 78 species distributed in 22 families, of which the most representative were  
the Poaceae, Asteraceae and Brassicaceae. For summer crops, the families with the highest number  
of species were the Asteraceae and Poaceae represented with 11 and 14 species, respectively; 78 %  
were annual. For winter crops, Brassicaceae and Asteraceae were the most representative with 10  
and 8 species, respectively; 81 % were annual. The weed community’s composition varied depending  
on the crops and the tillage system. Seventy percent of weeds that accompanied soybean, corn, and  
sunflower crops, and 74 % of wheat were linked to direct sowing technology. There were 38 cases of  
resistance to herbicides in different species for no-tillage systems, of which 34 % were for EPSPS  
inhibitors, and 4 for conventional tillage.  
KEY WORDS: weed communities; fine and coarse harvest; resistance; no tillage;  
INTRODUCCIÓN  
pastoreos intensivos o fuego (Chaneton et al.,  
001). Si bien estas acciones no siempre  
2
La flora arvense que se desarrolla  
acompañando los diferentes sistemas de  
producción agrícola está definida estructural y  
funcionalmente por las propiedades emergentes  
de los niveles de organización ecológicos a  
partir de los que se aborde (Satorre, 2012;  
Guglielmini, Kruk y Satorre, 2015). Los filtros  
conducen a una invasión, pueden proporcionar  
un sitio seguro para que una especie  
potencialmente invasora pueda establecer una  
población fuente (Sheley, Jacobs y Carpinelli,  
1998; Mashhadi y Radosevich, 2004).  
Este proceso, además, se ve potenciado a  
ambientales que apliquen para cualquier sistema distintas escalas por el movimiento  
ecológico también lo hacen en estos sistemas, (transporte/dispersión) de semillas y los filtros  
sin embargo, con la particularidad de que biológicos que incluyen tanto los atributos de las  
incluyen los componentes tecnológicos especies arvenses como las propiedades del  
asociados al manejo de los cultivos (Guglielmini ecosistema a invadir (Capdevila-Argüelles,  
et al., 2015). Estos últimos conducen a la Zilletti y Suarez-Álvarez, 2013; Batlla, Ghersa  
homogeneización del ambiente (Soriano, 1971; y Benech-Arnold, 2019). En la actualidad se  
Harper, 1990) y, de alguna manera, sientan las citan 461 especies vegetales exóticas para  
oportunidades  
para  
la  
aparición  
y
Argentina (Base de datos de especies exóticas  
establecimiento de nuevas especies-malezas invasoras en Argentina- InBiar, 2021), y la gran  
(
Fernández, Leguizamón y Acciaresi, 2014).  
mayoría son indeseables desde el punto de vista  
ambiental y/o económico.  
Los disturbios son uno de los principales  
factores que favorecen el ingreso de nuevas  
La composición florística de una comunidad  
especies de plantas en los distintos de malezas y la adaptación que presentan cada  
agroecosistemas (Mashhadi y Radosevich, una de las especies que la conforma, acompañan  
004) a partir de cambios abruptos en las -y son respuesta a- los patrones temporales de  
restricciones ambientales, las que pueden cambios en el ambiente, los cuales resultan de  
modificar su estructura y funcionamiento la interacción de variables climáticas  
Chaneton, Omacini, Trebino y León, 2001). De agronómicas (cultivos y prácticas de manejo)  
acuerdo con su origen los disturbios pueden ser (Batlla, Ghersa y Benech-Arnold, 2019).  
2
y
(
naturales o antrópicos, sin embargo, estos  
El desarrollo y expansión de la siembra  
directa (SD) implicó un aumento en el uso de  
fertilizantes, la liberación de nuevas variedades  
e híbridos -incluyendo cultivos transgénicos-, el  
últimos son los que definen la dinámica de los  
sistemas agrícolas, principalmente a partir de  
acciones que incluyen el laboreo del suelo,  
10  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
Flora arvense y su relación con los sistemas de producción agrícola en la provincia de La Pampa  
uso de nuevos principios activos de plaguicidas  
junto con cambios en el sistema de labranza la provincia de La Pampa, al igual que otras  
expansión de la SD) y nuevos patrones de zonas del país (Andrade, 2012), ha  
diseño de cultivos (Satorre, 2001; 2005; 2012; experimentado cambios en sus sistemas de  
Andrade, 2012; Leguizamón, 2014; producción con la implementación masiva de la  
Leguizamón, Suárez Fernández, 2014; SD y paralelamente la adopción de cultivos  
Guglielmini, Kruk y Satorre, 2015; Scursoni et genéticamente modificados resistentes  
En este contexto, la región agrícola que abarca  
(
y
a
al., 2019). Como resultado de esto se produjo Glifosato. Por ello, es de sumo interés contar con  
una simplificación en el manejo de los sistemas información actualizada y contextualizada para  
de producción de granos, una intensificación en la región sobre cómo las malezas han ido  
el uso agrícola de la tierra, con la incorporación acompañando o no, las distintas tecnologías  
de ambientes marginales a la agricultura incorporadas para la producción agrícola.  
(
Satorre, 2005; Manuel-Navarrete et al., 2009;  
En el presente trabajo se aborda la  
caracterización de la flora arvense desde su  
relación con los paquetes tecnológicos, y el uso  
de la tierra en los últimos 12 años para la zona  
agrícola de la provincia de La Pampa.  
Viglizzo et al., 2011; Satorre et al., 2020; de la  
Fuente et al., 2021) con consecuencias  
ambientales y sociales, a mediano y largo plazo,  
complejas y cuestionables (Pengue, 2000; Pérez-  
Carrera, Moscuzza y Fernández-Cirelli, 2008).  
Al respecto, las comunidades de malezas han  
ido acompañando estas transformaciones en el  
ambiente físico, las cuales se constituyeron en  
fuerzas de selección que en algunos casos han  
llegado a redefinir algunos de sus atributos de  
historias de vida (Soriano, 1971; Fernández et  
al. 2014; Leguizamón, 2014; Leguizamón et al.,  
MATERIALES Y MÉTODOS  
La metodología adoptada para la consecución  
de este trabajo fue el de revisión bibliográfica  
sistematizada (Oreja, Morvillo, Torcat Fuentes  
y De la Fuente, 2015; Piparola, Segonds y  
Milano, 2018). El enfoque de la investigación es  
de tipo cualitativo y descriptivo. La misma se  
realizó a través de la base de datos electrónica  
Google Académico con aplicación de diferentes  
filtros. Las palabras clave utilizadas incluyeron  
el término “malezas”, y los subtemas “región”,  
2
014; Batlla, Ghersa y Benech-Arnold, 2019),  
a tal punto que ha generado un ambiente  
propicio para la aparición de resistencias a  
distintos principios activos, en cortos periodos  
de tiempo.  
tipo de cultivo en particular y/o maleza”,  
De cualquier manera, el resultado a largo “resistencias y tolerancias a herbicidas”. El  
plazo muestra que las malezas poseen las período considerado fue 2008-2020. La  
habilidades biológicas para perpetuarse (Batlla, búsqueda para cada año se centró en las 20  
Ghersa y Benech-Arnold, 2019) ya que gran primeras pestañas o solapas del buscador (del 1  
parte de la flora arvense actual no es más que un al 20). La bibliografía estuvo compuesta por  
reflejo de las comunidades que se establecieron artículos de revistas científicas y técnicas de  
con el comienzo de las primeras labores divulgación, tesis de grado y de posgrado,  
agrícolas en la región (Leguizamón, 2014). conferencias y libros de texto, circunscriptos al  
Además, muchas especies que eran raras o área agrícola de la provincia de La Pampa. Para  
acompañantes en las comunidades de malezas la elaboración de la lista florística de especies  
han demostrado una alta capacidad de arvenses, en cada trabajo revisado, se registraron  
adaptación a nuevas tecnologías, llegando a ser las malezas mencionadas en las campañas  
dominantes en algunas situaciones específicas correspondientes al periodo estudiado, para los  
(
De la Fuente, Suárez y Ghersa, 2006; de la cultivos de soja, maíz, girasol y trigo y las  
Fuente et al., 2021). Todo esto desencadena una resistencias detectadas. Se relevó también el  
serie de procesos de retroalimentación positiva sistema de labranza utilizado. La lista florística  
asociados con el uso de plaguicidas en general fue completada con una caracterización que  
(
Papa, Felizia y Esteban, 2004; Duke, 2005; incluyó información sistemática y biológica.  
Powles, 2008; Vila-Aiub y Fischer, 2014).  
Para evaluar la relación entre la flora arvense  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
11  
Suárez, C. Estelrich, D. y Siri, J.  
y los distintos cultivos y sistemas de labranza se y a nivel nacional, de la Subsecretaria de  
utilizó el índice de similitud de Raup-Crick que Agricultura, Dirección Nacional de Agricultura,  
se basa en datos de presencia-ausencia y usa una Dirección de Estimaciones Agrícolas del  
aleatorización (Monte Carlo) que compara el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de  
número observado de especies que ocurren en la Nación (MAGyP, 2008-2020). El análisis se  
ambas asociaciones con la distribución de co- realizó teniendo en cuenta las zonas (subzonas)  
ocurrencias de 1000 repeticiones aleatorias del agroecológicas I, II (A, B y C) y V(E) de  
grupo de muestras (Raup & Crick, 1979; Chase acuerdo con el proyecto RIAN y RIAP ya que  
et al., 2011). La información fue presentada a son las que concentran mayor superficie  
través de un análisis de escalamiento destinadas a la agricultura. Estas zonas y  
multidimensional no métrico (NMDS) (Taguchi subzonas coinciden en la provincia de La Pampa  
y Oono, 2005) para representar la distribución con las microrregiones 1, 2, 3, 6 y 7 definidas  
de las distintas combinaciones en el espacio por la Dirección General de Estadística y Censos  
multidimensional usando como medida de del Ministerio de la Producción (Figura 1 a y b).  
distancia la correspondiente al índice. Para  
RESULTADOS Y DISCUSIÓN  
testear las diferencias se utilizó la prueba de  
permutación ANOSIM (Clarke, 1993).  
El sistema agrícola de La Pampa y su  
contribución a nivel nacional en los últimos 12  
años  
Se realizó un análisis de agrupamientos  
(
“clusters”) a dos vías a partir de los datos de  
presencia-ausencia de las especies en cada uno  
La superficie destinada a los distintos tipos de  
de los cultivos y sistemas de producción (trigo, cultivos durante este período de tiempo presentó  
soja, maíz y girasol; labranza convencional y variaciones según los años considerados. La  
SD), con el método del promedio y Jaccard como cosecha fina tuvo a nivel nacional una  
medida de distancia. Todos los análisis y los disminución en la superficie sembrada desde la  
gráficos se realizaron utilizando el paquete campaña 2007/08, en la cual, de alrededor de 7  
estadístico PCOrd 6 (McCune y Mefford, 2011) millones de hectáreas pasó a 4,5 millones en  
y PAST ver. 3.26 (Hammer, Harper y Ryan, 2012/13. Desde ese momento y hasta 2019/20  
2
001).  
se observó un aumento alcanzando una  
superficie de alrededor de 10 millones de  
hectáreas (MAGyP, 2008-2020).  
Para contextualizar los cambios en el uso de  
la tierra  
a
nivel  
regional, se comple-  
mentó con información  
particular de áreas  
sembradas, cultivos de  
invierno y verano y  
sistemas de labranza,  
de la provincia de La  
Pampa y su contri-  
bución a los sistemas  
agrícolas a nivel de la  
Nación. Para este fin se  
utilizó la información  
disponible  
Dirección General de  
Estadística y Censos-  
Ministerio de  
Producción - Gobierno  
de La  
Repagro, 2008-2020)  
en  
la  
la Figura 1. a) Microregiones de la provincia de La Pampa (Dirección General de Estadística y Censos-  
Ministerio de la Producción- Gobierno de La Pampa) y b) Zonas agroecológicas, proyecto RIAP. Red  
de Información Agropecuaria Nacional. INTA RIAN (http://rian.inta.gov.ar).  
Pampa Figure 1. a) Microregions of La Pampa province (fom General Direction of Statistics and Censuses  
Production Ministry - La Pampa Government) and b) Agroecological zones (RIAP project, National  
-
(
Agricultural Information Network, INTA RIAN, http://rian.inta.gov.ar).  
12  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
Flora arvense y su relación con los sistemas de producción agrícola en la provincia de La Pampa  
La provincia de La Pampa contribuyó a la  
Entre los cultivos de invierno, a nivel  
superficie total de estos cultivos con valores nacional, la superficie destinada al trigo fue  
cercanos al 10 % en las campañas 2008/09 y superior al resto con una disminución hacia el  
2012/13, 6 % en 2010/11 hasta llegar a alrededor período 2012-2014 y una recuperación en el  
de 8 % en 2019/20 (Figura 2 a).  
período 2019/20 (MAGyP, 2008-2020). En  
términos relativos La Pampa contribuyó con la  
menor proporción de superficie destinadas a este  
cultivo. Las superficies utilizadas con centeno,  
si bien fueron las menores entre estos cultivos a  
nivel provincial, en términos relativos respecto  
al total nacional en algunos períodos alcanzó el  
En cuanto a la cosecha gruesa, se observó a  
nivel nacional un incremento sostenido en la  
superficie sembrada desde alrededor de 24,5  
millones de hectáreas en la campaña 2007/08  
hasta alrededor de 29,5 millones de ha (MAGyP,  
2
008-2020). En La Pampa, la superficie  
4
0 % de la superficie cultivada. En cuanto a la  
destinada a estos cultivos se mantuvo alrededor  
de 1,1 millones de hectáreas lo que representa  
alrededor del 4 % de la superficie total sembrada  
avena y la cebada, la superficie utilizada también  
fue baja. Sin embargo, en términos relativos a la  
superficie nacional, se destinó alrededor del 30  
(
Figura 2b). El incremento de la superficie  
%
en el período 2007/08 y se observó una  
destinada a cultivos de verano ha marcado la  
actividad agrícola de los últimos años en la  
región. En general, esa tendencia se dio por la  
mejor rentabilidad que tuvieron estos cultivos  
disminución hacia el final del período estudiado  
donde se registró sólo un 15 % (Figura 3 a).  
Entre los cultivos de verano, la superficie  
(
especialmente las oleaginosas) respecto a los desti-nada a soja a nivel nacional superó la  
cereales de invierno, pero también estuvo superficie ocupada por los restantes cultivos del  
fortalecida por condicionamientos sobre la mismo ciclo durante todo el período estudiado.  
tenencia de la tierra y las nuevas formas de pro- Se observó un incremento sostenido desde  
ducción a cargo de terceros (Forján y Manso, 2007/08 con alrededor de 16 millones de ha  
2
014; Guglielmini et al., 2015). Los avances hasta 20 millones en 2015/16, luego una  
genéticos logrados para los cultivos de verano disminución hasta 17,5 millones en 2017/18 y  
en cuanto a productividad, tolerancia a una ligera recuperación hasta 18,5 millones en  
(
enfermedades y plagas) y la aplicación de la actualidad. En La Pampa, la superficie  
tecnología específica (manejo por ambientes, destinada a este cultivo ha aumentado en términos  
entre otros) favorecieron rendimientos más relativos respecto al total nacional desde 1,3 a 2,4  
elevados y estables (Andrade, 2012; Forján y % entre los períodos 2007/08 y 2019/20  
Manso, 2014).  
respectivamente (Figura 3b).  
a
b
Figura 2. Superficie sembrada con cultivos de invierno (a) y de verano (b) a nivel nacional y en La Pampa durante el período 2007/08-  
019/20. Línea llena: total de hectáreas; línea punteada: % de La Pampa respecto al total nacional (Ministerio de Agricultura, Ganadería  
2
y Pesca de la Nación).  
Figure 2. Area sown with winter (a) and summer (b) crops at the national level and in La Pampa during the period 2007 / 08-2019 / 20.  
Full line: hectares; dotted line: % of La Pampa with respect to the total national area (Ministry of Agriculture, Livestock and Fisheries of  
the Nation).  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
13  
Suárez, C. Estelrich, D. y Siri, J.  
b
Figura 3. Superficie sembrada con (a) cultivos de invierno (Avena, Cebada, Centeno y Trigo) y (b) de verano (Girasol, Maíz, Maní y  
Soja) a nivel nacional y en La Pampa durante el período 2007/08-2019/20. Línea llena: total de hectáreas; línea punteada: % de La  
Pampa respecto al total nacional (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación).  
Figure 3. Area sown with (a) winter crops (Oats, Barley, Rye and Wheat) and (b) summer (Sunflower, Corn, Peanut and Soy) nationwide  
and in La Pampa during the period 2007/08- 2019/20. Full line: hectares, dotted line: % of La Pampa with respect to the total national  
area (Ministry of Agriculture, Livestock and Fisheries of the Nation).  
Otro de los cultivos estivales al que se ha Cultivos y sistemas de producción: descripción  
destinado superficies considerables en el país es de los últimos 12 años  
el maíz; en el período analizado se observó una  
La superficie sembrada en la provincia para  
tendencia creciente en el área sembrada que va  
cosecha fina en el periodo considerado se ha  
desde alrededor de 4 millones de ha en 2007/08  
mantenido alrededor de 250.000 ha (Figura 4a).  
hasta 9 millones en 2019/20. En La Pampa, la  
El porcentaje de labranza en SD ha ido en  
superficie ocupada, en términos relativos al total  
sostenido aumento hasta el 2016, pasando del 40  
nacional, disminuyó del 10 al 5 % desde 2007/08  
%
al 70 % para luego mostrar un descenso.  
hasta 2019/20, durante el periodo analizado  
En cuanto al trigo, la superficie destinada en  
(Figura 3b).  
SD y en las microrregiones de estudio,  
acompañan la tendencia de la región, con un  
leve incremento de 150.000 ha sembradas. La  
proporción de superficie con esta tecnología fue  
Para el girasol se observó una caída a partir  
de los 2,6 millones de ha en la campaña 2007/08  
hasta 1,3 millones en la campaña 2013/14 y  
luego un incremento hasta 2019/20, donde se de un 50 % (Figura 5). La avena, otro de los  
registraron 1,9 millones de ha destinadas a este cultivos de invierno que se realizan en la región,  
cultivo en todo el país (MAGyP, 2008-2020). representó una superficie muy pequeña del total  
Una alta proporción de la superficie destinada a y sólo un 20 % se realiza en SD al final del  
este cultivo se encuentra en La Pampa, con los periodo estudiado (Figura 5).  
máximos valores en 2008/09 y 2013/14 donde  
En cuanto a la cosecha gruesa la superficie  
se observó una contribución del 21 % de la  
destinada a su producción fue siempre superior  
superficie a nivel nacional con una posterior a la destinada a los cultivos de invierno y hasta  
caída hasta el 8 %. En lo que respecta al maní, la campaña 2013 se mantuvo alrededor de las  
otro de los cultivos estivales, si bien se destina 700.000 hectáreas. En 2014 se observó una  
la menor superficie en todo el país durante todo importante reducción en la superficie utilizada  
el período estudiado, se observó que La Pampa, para estos cultivos respecto a la campaña  
en términos relativos contribuyó con alta anterior de alrededor del 32 % (Figura 4b). Esta  
proporción de superficie (19 %) hasta se debe a la disminución en la superficie  
dedicada a la siembra de segunda, cuya  
2
009/2010 y luego disminuyó hasta la campaña  
011/12 y se mantuvo en niveles de alrededor  
del 5 % hasta 2019/20 (Figura 3b).  
realización se vio perjudicada por el déficit  
hídrico ocurrido en gran parte de diciembre y  
todo enero, impidiendo su establecimiento.  
2
14  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
Flora arvense y su relación con los sistemas de producción agrícola en la provincia de La Pampa  
Figura 4. Superficie sembrada en la provincia de La Pampa con (a) cultivos de cosecha fina (trigo, avena, cebada, centeno) y (b)  
cultivos de cosecha gruesa (girasol, maíz, soja, sorgo granífero, maní): total, regiones (microregiones 1, 2, 3, 6 y 7) y en SD (se incluye  
la proporción en % de esta tecnología) (Dirección General de Estadística y Censos, Ministerio de la Producción, Gobierno de La Pampa).  
Figure 4. Sown area in La Pampa Province with (a) winter crops (wheat, oats, barley, rye) and (b) summer crops (sunflower, corn,  
soybeans, grain sorghum, peanuts): total, regions (micro-regions 1, 2, 3, 6 and 7) and in no tillage (the proportion in % of this technology  
is included) (General Direction of Statistics and Censuses, Production Ministry,La Pampa Government).  
La soja, seguida por el maíz, fueron los 2007/2008 un incremento en la superficie  
cultivos de mayor importancia en estas siembras sembrada desde 150.000 ha hasta 350.000 ha en  
de segunda. En el caso particular del maíz se 2013/14 y luego se observó una disminución  
consideró de segunda a aquellos sembrados  
hasta alcanzar valores de alrededor de 300.000  
tardíamente en el mes de noviembre (Forjan y  
ha en la última campaña. Entre los cultivos de  
Manso, 2014). Luego, en la campaña 2014 se  
verano, la soja fue la de mayor superficie bajo  
observó una recuperación de la superficie  
SD, llegando a valores del 96 % de la superficie  
destinada a estos cultivos y a partir de allí se  
sembrada con esta tecnología (Figura 6).  
destacó nuevamente una disminución del 40 %  
Entre los cultivos de cosecha gruesa, para el  
que se mantuvo durante las últimas campañas.  
sorgo se destinó el área más baja en esta región,  
En términos generales, la proporción de  
donde las superficies cultivadas más importantes  
superficie cultivada mediante el sistema de SD  
fue siempre superior al 70 % (Figura 6).  
La superficie destinada girasol fue  
se observaron durante las campañas 2010-2012 y  
del 60 al 70 % se realizó mediante SD hasta 2015.  
Luego de esta fecha se observó una marcada  
disminución en el uso de esta tecnología para la  
siembra de este cultivo con valores del 20 %,  
a
disminuyendo desde la campaña 2007/2008  
hasta ocupar una superficie mínima de alrededor  
de 100 mil ha en la campaña 2020 (Figura 6).  
Salvo en las primeras dos campañas y en la hasta la última campaña donde nuevamente se  
anteúltima, la proporción de superficie cultivada aproxima a las proporciones iniciales (Figura 6).  
mediante el sistema de SD fue superior al 70 %.  
Flora arvense: sistemas de producción y  
Con respecto al cultivo de maíz, la superficie resistencia a herbicidas  
sembrada durante los últimos años tuvo una  
Gran parte de las malezas que hoy conforman  
tendencia opuesta al girasol, ya que se observó  
las comunidades de arvenses en la región de  
un incremento sostenido desde alrededor de  
estudio, ya han sido citadas a nivel mundial hace  
1
30.000 ha en 2007/2008 hasta alrededor de  
00.000 ha en 2019/20 y con una proporción  
superior al 70 % de la superficie establecida en  
SD salvo en la primera y últimas dos campañas  
Figura 6).  
4
0 años (Holm, Plucknett, Pancho y Herberger,  
3
1
977) y lo destacable es que no sólo siguen  
estando presentes, sino que también muchas de  
ellas han ampliado su distribución. Las  
transformaciones del sistema de labranza  
(
El cultivo de soja presentó desde la campaña convencional a SD han producido cambios con  
SEMIÁRIDA, Vol. 32, N° 1. Enero-Junio 2022. ISSN 2408-4077 (online), pp. 09-25  
15